sábado, 1 de agosto de 2015

Arriba y abajo















Hay una gran algarabía en casa del marqués de Fontaine. En el piso superior, los invitados festejan los platos preparados por Chef François —el mejor cocinero de París—, en el inferior, Alvar, el aprendiz, mira de soslayo a François sin comprender la desmesura con la que está cocinando.
—¿No se desperdiciará tanta comida? —pregunta Alvar.
—Nunca subestimes el poder de las sobras… —responde François señalando la fila de menesterosos que comienza a formarse en el patio.

El marqués desciende a las cocinas. Desde el dintel de la puerta, observa, asqueado, cómo los indigentes se arremolinan alrededor de la basura que tira Alvar.
—Para que digan que la gula es un pecado de ricos… —señala el marqués.
—No es gula —increpa François — es hambre.

7 comentarios:

  1. Hay cosas que nunca cambian: los ricos heredan, en su mayoría, las enfermedades mentales de sus ancestros, y los pobres, el grito ensordecedor del hambre que no les deja dormir ya desde el vientre materno.
    Es un relato tan obvio que me extraña no haberlo leído antes. Felicidades.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Esther, es de las pocas cosas que escapa a la filosofía de Heráclito. Nada cambia, todo permanece… ¿Hasta cuándo? No veo final para este bucle histórico.

      Un beso grande

      Eliminar
  2. Toda una lección de historia en unas pocas palabras. No se puede decir más (y mejor) con menos.
    Un abrazo enorme, queridísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo triste es que no sepamos aprender de ella. ¿verdad? En nuestra evaluación pondría: "no progresa adecuadamente".

      Un beso muy grande, corazón.

      Eliminar
  3. lComo siempre la abundancia primiendo al necesitado.! La esclavitud señalada en cada época de una forma.Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Diego. A ver si algún día logramos cambiar la palabra “siempre” por la de “nunca”. Difícil tarea, pero el cambio está en nuestras manos.

      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Tocas el tema de los temas: las clases sociales. Siempre habrán ricos y pobres por mucho que los gobiernos intenten acortar la brecha. En cuanto a la clase media, ya no existe. Se la llevó la crisis. Ahora estamos los pobres y los pobres pobres. Sin embargo, espero que hayamos aprendido algo. Yo a vivir con poco y el valor de la solidaridad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita