viernes, 17 de abril de 2015

El libro de las historias fingidas


Poco de lo que diga sobre Pedro P. de Andrés os va a sorprender porque,  aunque voy a referirme a su faceta literaria, no podemos olvidar que, Literatura y vida siempre van unidas y que, como dijo Aristóteles, al fin y al cabo somos lo que hacemos.
Conocí a Pedro a través de la plataforma cultural Netwriters, de la que es uno de los participantes más activos. En esa red social literaria, además de foros y grupos temáticos en los que interactuar, se ofrece la posibilidad de participar en concursos semanales con los que aprender y crecer como escritores.  Cuando comencé a leer sus relatos en dichos certámenes, a pesar de que su narrativa me resultó,  al principio,  un tanto barroca, me atrajo poderosamente por sus imaginativas tramas, el uso tan original que hacía de algunas acepciones y, sobre todo, por sus asombrosos finales.
Cuando se comienza a escribir hay que dejar de lado la imagen romántica del escritor que decide iniciar una novela, se sienta ante una hoja en blanco y comienza su trabajo hasta terminar una historia, sólida y conmovedora, con la palabra fin, solo con la inspiración. Convertirse en escritor lleva tiempo. Pedro es consciente de que es un proceso particularmente largo y complicado, que requiere esfuerzo y constancia. Si hay algo que le caracteriza, además de una predisposición natural para la escritura, es su ansia de aprender y la falta de ego a la hora de admitir críticas y sugerencias. A base de revisar,  reescribir, y poner  todas sus herramientas en beneficio de lo que quiere contar, ha logrado un estilo ágil, directo y elegante, sin perder un ápice de su originalidad. Lo podréis comprobar cuando tengáis en vuestras manos «El libro de las historias fingidas».

Muchos de sus primeros textos están reunidos en este libro. Recuerdo que, cuando los recopiló para una posible publicación, comenzó a seleccionarlos según épocas, temas… pero no encontraba un marco que les diera sentido, hasta que un día me dijo, «y si…» Ese condicional, en él, siempre es el inicio de una búsqueda, de un nuevo itinerario literario que de cobijo a su inquietud constante. Inspirado en «Las mil y una noches» y en Sherezade, ese personaje que, en cierto modo, todos los escritores llevamos dentro, creó una historia que les dio unidad. Una ficción en la que descubrimos la trayectoria vital y literaria de un protagonista que se ve impelido, por una fuerza sobrenatural, a convertirse en escritor y que no deja de ser el reflejo de la del mismo autor y, por ende, de la de cualquiera que se acerque por primera vez a la escritura.
Os invito  a que toméis su mano y le acompañéis al interior de una sima del bosque, donde, según sus palabras, todo es posible y nada es lo que parece… Entre sus páginas hallaréis fantasía, magia y misterio, pero también realismo, porque Pedro no espera a que la musa aparezca y le encuentre trabajando, sino que sale a buscarla. Él sabe que la inspiración está en todas las partes y descubre la belleza, lo inusual, el humor…  el simbolismo de lo cotidiano.  Porque, al fin y al cabo, el Arte en general, y la Literatura en particular, no es sino la vida cotidiana cargada de sentido.




7 comentarios:


  1. Patrick Rothfuss, uno de los autores favoritos de Pedro, dijo que la fantasía no es el medio para escapar de nuestro mundo, sino que es un descanso, un momento de retiro. Hoy contamos con la generosidad de Pedro, que nos presta su imaginación, para obtener uno de esas merecidas pausas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien me conoces :)
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  2. Fue un verdadero placer acudir al bautizo del nuevo retoño.
    Mari Carmen, pedro, gracias a ambos por ese momento de descanso y retiro en el que pudimos disfrutar de vuestras palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy entusiasmada por todos los bautizos que llevamos este año: Alex, Maribel, Pedro… y enseguida José Antonio. Estamos de enhorabuena, Alicia :-)

      Besos y muchos abrazos

      Eliminar
  3. Me ha encantado esta introducción al autor y a su libro. Se me antoja que, además del cariño y admiración por la persona, en tu texto se esconde bastante de identificación con el escritor, con su labor callada pero constante. Muy de acuerdo con la afirmación de que escribir es dar sentido a lo cotidiano, pero ¿acaso no es también maravilloso vislumbrar el sinsentido y reírnos de él?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nunca nos falte el humor o una sonrisa, José Antonio. Como dice el refrán: Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír ;-)

      Besos y muchos abrazos

      Eliminar
  4. ¡Que acertadas tus observaciones sobre la escritura de Pedro, Mari Carmen. Era la primera vez que nos vimos y fue un auténtico placer haber asistido a aquella primera presentación que hizo en Madrid y a las siguientes. Es uno de mis amigos escritores favorito, siempre me sorprenden sus relatos.
    Besos y abrazos para Pedro y para ti Mari Carmen Azkona.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita