viernes, 1 de marzo de 2013

TENGO QUE HABLAR CON DIOS, GABRIEL…
























"Esa certeza que se vuelve duda

mata en columna de a uno cuanto encuentra…
(Manuel Martínez-Carrasco)



Tengo que hablar con Dios, Gabriel...


Ya puedes archivar este expediente, Gabriel. ¿Hemos terminado por hoy, no?
—Solo falta que recibas a Náira. Le habías citado a las 12:00 y nos está esperando.
—¿Náira? Lo había olvidado… Cómo si no tuviera bastante con las cosas de Lucifer y las súplicas y quejas de los humanos,  para, además, tener que preocuparme de tonterías, seguro que es una memez lo que le trae. En fin, que pase.

Náira, nervioso y visiblemente consternado, se sienta y, sin decir ni una sola palabra, le entrega a Dios una carta. En el sobre, el membrete del gabinete psicológico para la transmigración de almas, y dentro este texto: “Tras un exhaustivo examen del caso, y habiendo sometido al paciente a varias sesiones de análisis terapéutico, se recomienda le sea concedida la baja temporal en su actividad.  Diagnóstico: Trastorno de ansiedad y depresión”

Esto es inaudito... –dice Dios, mientras rompe el informe en mil pedazos-.  Es la primera vez en la Historia que un ángel de la guarda pide la baja. Y mira que ha habido casos complicados… ¿Acaso quieres que cunda el ejemplo? 
—No, claro que no. Pero es que… D. Juan… me supera. Es un narcisista, misógino, osado hasta la temeridad, no respeta ninguna ley humana o divina…
Tu función no es juzgar, Náira, para eso estoy yo. Tú solo debes aconsejarle, salvaguardarle, sin alterar su libre albedrío y,  por supuesto, ser… la voz de su conciencia
No se trata solo de él y ni de mí... Es que me está creando problemas con otros ángeles de la guarda que me recriminan que hago mal mi trabajo. Se quejan de que, por no saber yo encauzar el camino de D. Juan, algunos de sus protegidos descubren en él un espíritu rebelde y libre, y, atraídos por su ejemplo, comienzan a imitar sus actos.
Pero eso son cosas de jóvenes, la inmadurez que les hace protestar. Con el tiempo aprenderán que el sueño de vivir en libertad absoluta es una quimera... a la que, desde luego, no se llega por el placer como único fin de las acciones. Hay que dejar que el tiempo realice su trabajo.
—Pero, Divinidad, cualquiera pensaría al oíros, que disculpáis sus andanzas, como si solo fueran pequeñas travesuras. ¿Acaso no recordáis el día que traspasó  las puertas del convento para seducir a Doña Inés y sus consecuencias? Ese día, todos pudimos sentir vuestra furia.
—Nada queda disculpado ni olvidado. Cuando llegué el momento pagará por sus pecados. Pero, mientras tanto, deberás continuar a su lado. Si te sirve de ayuda piensa que D. Juan está encerrado en una cárcel, cuyos barrotes son sus propios deseos, y que tú, con tu capacidad y trabajo, con paciencia, serás capaz de limarlos.
No, no… ¡Quitadme las alas si queréis, pero ya no puedo más! Estoy todo el día con el corazón en puño. Duelos, persecuciones, muertes… Y esas pobres muchachas, a las que trata como un objeto, como un trofeo, y las abandona a su destino. Y por si fuera poco,  ya ni siquiera respeta la paz de los cementerios. No puedo más de verdad…


 Finalmente Dios aceptó la renuncia y le envió a descansar. Dos años le ha costado superar el trastorno que supuso velar por Don Juan Tenorio. Náira observa, desde un claro de una nube, el acontecer de su nuevo protegido, un niño aplicado y sin malicia. De repente se oye el rechinar de las puertas del Paraíso que Pedro abre a las nuevas almas. Miles de voces, descoordinadas, desconcertadas… De entre todas ellas, hay una que le resulta conocida. Náira presta más atención, intentando definirla.

“¿No es verdad, ángel de amor, que en esta apartada orilla, más pura la luna brilla…”

Náira tiembla al ver el alma de D. Juan atravesando las puertas. ¿Será verdad que, finalmente, todo el mundo puede arrepentirse en el último instante? Náira baja la cabeza, desconcertado, mientras observa lo que parece un destello de malicia en los ojos de Pedro...

34 comentarios:

  1. Demasiados Tenorios aún en este mundo... Podrá soportarlo el cielo?

    Saludos, Mari Carmen!

    Me voy con la duda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, mi querida Luna, si solo fueran tenorios… No sé si podrá soportarlo el cielo, pero si esa es la gloria que nos espera, por mi parte, puede esperar.

      Me alegro de que te vayas dudando. Ya sabes lo que dijo Borges, “la duda es uno de los nombres de la inteligencia.”

      Besos y abrazos

      Eliminar
  2. Es un relat magnífico Atxía.. de los mejores.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen, por estar siempre.

      Besos y abrazos

      Eliminar
  3. Excepcional, Atxia. Me fascinó cuando lo pusiste en Netwriters...y me fascina ahora que lo has incorporado a tu blog. Es un relato breve no tan breve magníficamente escrito y lleno de ingenio. Un gran argumento, con sentido del humor profundo...y un argumento fantástico. Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Emilio. Tú siempre animando el camino de los compañer@s. Pobre ángel de la guarda… Todavía no se ha recuperado de la impresión :-)

      Besos y abrazos

      Eliminar
  4. Eeres una grandísima escritora de relatos, Mari Carmen. Éste es fascinante.

    Un abarazo de dos vueltas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Ana, gracias por venir a compartir este ratito de lectura conmigo. Me alegro de que te haya gustado.

      Besos y miles de abrazos

      Eliminar
  5. Que gran relato, Atxía. Como a Emilio, me gustó en su momento y, lo que es mejor, me sigue gustando.
    Ese "Gabinete psicológico para la transmigración de almas" es genial.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Y ni te imaginas, Vichoff, la cantidad de solicitudes que tienen. Apenas dan abasto con tanta alma descarriada… Menos mal que poseen una eternidad para esperar :-)

      Besos y abrazos

      Eliminar

  6. Qué manera de extrapolar con tanto ingenio la realidad en tus relatos, Mari Carmen. Ciertamente admirable tu talento para crear estas ficciones. Y cada vez mejor.

    Un placer y un gustazo, siempre, leerte.

    Un grandísimo abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es un placer, Nines, es tener compañeros como vosotr@s, que siempre buscáis el lado bueno de lo que escribo.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  7. Es un verdadero placer leer tus textos María Carmen. Dispara esos dedos con más veros, que alegran el alma.

    un beso

    antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer compartido, Antonio. Aunque solo fuera por estos encuentros, ya merecería la pena escribir.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
    2. Donde estas perdida en el espacio, sin aliento te miro y no te encuentro, serán las olas de los cielos las que te tengan sin tinta en tu tintero y las letras se escondan nada mas verte.

      El domingo me acordare de ti cuando recoja ese premio que me han otorgado de cultura en Basauri.

      Besos

      Antonino

      Eliminar
    3. Más que sin tinta, Antonio, sin tiempo, parece que alguien le ha robado horas a mis días. No te imaginas lo que me alegro de ese premio, muy merecido, y no solo por tu obra, sino por tu persona.

      ¿Quién dijo que nadie es profeta en su tierra? Se equivocó. Felicidades.

      Mañana estaré a tu lado :-)

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  8. ¡¡Qué bueno, Atxia!! El relato me ha pillado de la mano y no me ha soltado hasta la misma puerta del cielo. ¿Te quieres creer que ahora me caen mejor los Ángeles de la Guarda, al sentir su fragilidad? :))

    Mil besos, querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que te creo, Mare. La fragilidad no es solo una cualidad de la vida, sino de la belleza, de la luz, de todo lo que escapa a nuestro poder… o en este caso al de los ángeles :-)

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  9. Es un relato lleno de ingenio y sorprendente, magnífico. Leerte es todo un placer, qué gran escritora. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es tenerte en este espacio, María. Qué bueno ha sido encontrarnos a través de la palabra, esas estructuras solidad que nos permitirán franquear, sin dificultad, la distancia que nos separa.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  10. Buen relato, Mari Carmen. Me quedo con la cantidad de perpectivas que se abren en el entendimiento del lector. Por citar alguna: lo mal que cumplimos con nuestras obligaciones, ya ni dios ni lo ángeles. Otra: hagamos el mal que hagamos, como robar, evadir impuestos o nos vayamos al cine con la mujer otro, se perdona todo. Así estamos como estamos. Buen retratado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Alex, hay que ver cómo está la justicia tanto en el Cielo como en la Tierra… Pero no todo se perdona, ni el rasero es el mismo para tod@s. Como dice Galiano, en una magistral frase, “la justicia es como las serpientes, solo muerde a los descalzos.”

      Besos y abrazos

      Eliminar
  11. ¡Uf, es impresionante bueno, querida Atxia!
    Te felicito, cariño.
    Un beso gordísimo
    Pd: Insisto, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo escribiendo como lo haces tú puedes sorprenderte de nada :-) Gracias, querida hada pirata.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  12. Me ha encantado el cuento, Atxia, sobre todo ese final aparentemente feliz. El peor infierno para un crápula es el cielo, de modo que nos vemos en los bares.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acepto encantada, José Antonio, nos vemos en los bares, y que el Cielo nos espere. Nos quedan muchas nubes que varear.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
    2. Hablando en propiedad, nos quedan muchas nubes que BAREAR, que es lo que uno hace con las nubes en los bares.

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. ¿Bareando? Bueno, mientras no sea berreando :-) Con nubes y amigos voy a donde sea.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. La que está encantada, Mara, soy yo por tenerte aquí :-)

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  14. "Angel de la Guarda, dulce compañía no me dejes sola ni de noche ni de día". Ahora entiendo el porqué de este rezo de la infancia. Rezábamos para tener la suerte de que el nuestro no renunciase de su cargo.
    Fuera de bromas, qué bien lo has explicado en este texto,ironía, denuncia, retranca, realidad, ficción,..., todo amalgamado con mucho inenio. Enhorabuena.

    Un abrazo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De bromas nada, Alicia, ¿quién dice que no es así? Mira que les damos trabajo a los pobres… Y sin posibilidad de renuncia bajo pena de expulsión. Ya sabemos cómo se las gasta Dios :-)

      Gracias por tu comentario, me has hecho sonreír.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  15. Ingenio, sentido del humor, bien escrito. No se puede pedir más a este magnífico relato. Me ha gustado mucho. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que has llegado tú, mi querida soñadora, sí que no le puedo pedir más. Gracias por tus palabras de ánimo.

      Besos y abrazos.

      Eliminar

Gracias por tu visita